Video en la presentación de 'No hay ala oeste en la Moncloa', de Javier Zarzalejos Aznar: "Es indispensable la reconstrucción de un centroderecha que ofrezca a los españoles una sólida referencia"

Todo lo que diga esta tarde aquí lo digo a título personal y particular desde una posición de total independencia política. Mi compromiso es con mi país y con los españoles, y especialmente con los que defienden las ideas de libertad, quieren una sociedad abierta y de progreso, y verse representados en un espacio sólido de centro-derecha.

No tengo ningún compromiso partidario, ni me siento militante de nada ni representado por nadie. Deje hace 15 años la política habiéndolo anunciado y habiendo respetado mi compromiso.

Estoy muy orgulloso de aquellos años, de haber creado y liderado una fuerza política básica para la estabilidad de la democracia española desde la fortaleza y la unidad. Y estoy muy agradecido a todos quienes hicieron aquello posible, a la mayoría de españoles que nos dieron su apoyo, y al entonces mi partido, el Partido Popular.

España vive hoy una situación política muy delicada en forma de tres crisis. Una crisis secesionista, motivada por un golpe de estado en Cataluña. Una crisis del sistema de partidos. Y una crisis de liderazgo.

Primero. El golpe de estado en Cataluña no ha sido desmantelado; sigue y seguirá mientras haya en Cataluña un gobierno golpista y un movimiento independentista. Puede decirse que ha habido una intervención y que la justicia está interviniendo, pero la restauración del orden y de la norma institucional no van a venir por milagro ni por concesiones, solo llegarán después de haber desarticulado totalmente el movimiento secesionista y todos sus apoyos políticos, mediáticos y económicos. Y si no se hace eso no se está haciendo lo suficiente para defender España.

Y la alianza del populismo y el secesionismo independentista para apoyar al nuevo gobierno no hace sino agravar la preocupación.

Segundo. Una crisis del sistema de partidos que no es exclusiva de España, pero sobre la que hay que reflexionar. Y para superarla es indispensable la reconstrucción de un centroderecha que ofrezca a los españoles una sólida referencia y sólidas señas de identidad. Lo que estaba unido ahora está desunido; y su reconstrucción es indispensable. Si se estuviera dispuesto a ello, desde mi posición actual, y no desde ninguna otra, contribuiría con mucho gusto para que los españoles puedan tener esa garantía de estabilidad y futuro.

Pero además es indispensable reconstruir la izquierda nacional. El centro-izquierda se destrozó en 2004 y no se ha recuperado. No sé si tienen proyectos, pero tiene que reconstruirse.

Y tercera. Una crisis de liderazgo que tampoco es privativa de España, pero eso no nos tiene que consolar. Es una de las causas de la crisis del sistema de partidos en España y tenemos que atender a esa circunstancia. Cuesta entender que los que tienen los peores resultados no solamente no los asuman, sino que sean promocionados a las instancias más altas de responsabilidad. Y cuesta entender a quien ejerce el victimismo, que no es sino víctima de sí mismo. No han sido los ciudadanos los que han dado la espalda a los partidos, sino al revés, han sido los partido los que han cambiado su posición y han despertado el desconcierto entre los electores.

También quiero decir algo sobre la corrupción. Hace tres años dije esto y no tengo nada que añadir: “Quiero deciros que necesitamos gente de valía que reivindique la política. Por eso, hoy como siempre, mirándoos de frente, os digo que la corrupción es un cáncer que no podemos tolerar. Os digo que cada uno tiene que responder de sus actos; con la ley, con todas sus garantías pero con todas sus exigencias. Yo respondo de los míos desde el primero hasta el último. Mirándoos de frente os lo digo: de mis actos respondo desde el primero hasta el último”.

Y no tengo mucho más que añadir sino fuera porque estos días se han dicho cosas muy graves. A defenderse de la mentira hay que dedicar el tiempo justo, pero hay que tomárselo en serio. Más aún cuando la mentira se ha profesionalizado. Quiero que esas acusaciones se conozcan y se recuerden con nombre y apellidos, que es como se me recuerda a mí, que se sepa quién las hizo. Nadie ha acreditado más mi limpieza como quienes más se han esforzado en mancharla. Se pretende marcar un camino, pero mi camino me lo elijo yo y voy a seguir haciendo y diciendo lo que creo que mi país necesita de mí. Soy el que era, con mis cosas buenas, regulares y malas. Suelo cultivar diversas variedades de silencio, pero nunca el silencio irresponsable. En este momento el silencio es una irresponsabilidad y por lo tanto actuaré en consecuencia. Yo solo estoy con los españoles y con quienes se preocupan por ellos. 

#España #centro-derecha #crisis #corrupción