FAES propone medidas de impulso político y económico para dinamizar la UE



IMPULSAR LA COMPETENCIA


Entre las medidas económicas que propone en el documento, FAES también invita a "impulsar la competencia", para lo cual es necesario "recuperar el mercado único, base sobre la que se ha construido la Unión", abordar "un proceso general de privatizaciones hecho en interés de los contribuyentes con medios transparentes y competitivos"  e impulsar la creación de "un sistema europeo integrado de reguladores sectoriales que dé a las instituciones supranacionales mayor margen de maniobra".


En lo que se refiere a la política monetaria y financiera, el documento llama a "reforzar la independencia del Banco Central Europeo" para "garantizar la estabilidad de los precios y del sistema financiero" y recomienda la creación de un "sistema europeo de regulación, supervisión y resolución de crisis" dedicado a los bancos que operen en el ámbito internacional.


La Nueva agenda de Lisboa para Europa elaborada por FAES subraya asimismo la necesidad de asegurar a medio y largo plazo la suficiencia energética y la autonomía de la Unión, para lo que propone "un marco regulatorio estable a largo plazo". El documento rechaza las políticas de subsidios ya que éstas "perjudican a los consumidores y a los contribuyentes y limitan la competitividad de la industria" y hace hincapié en la necesidad de la energía nuclear para "garantizar la seguridad del suministro y  cumplir los compromisos en materia medioambiental", entre otros factores.


EMPLEO Y SISTEMA DE BIENESTAR


En el terreno del empleo, la Fundación opta por la reducción de los costes fijos del empleo, la flexibilización de las relaciones laborales, la introducción de competencia plena en los servicios de intermediación laboral, la obligación de aceptar ofertas de trabajo para mantener las prestaciones de desempleo y un aumento importante de los gastos en formación para modernizar su modelo laboral.


Por otro lado, en cuanto al sistema de bienestar, el estudio apuesta por la ampliación progresiva de la vida laboral para contrarrestar los efectos del envejecimiento de la población europea sobre el gasto público en salud y pensiones al mismo tiempo que recomienda implantar una política que propicie la natalidad mediante "incentivos fiscales" y "políticas que favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar" y reclama, asimismo, "reforzar la coordinación de las políticas migratorias de los distintos Estados Miembros" en materia de inmigración.


REFORMA DEL SISTEMA EDUCATIVO


Entre los aspectos que abarca la propuesta de FAES para la Comisión Europea está también la mejora del sistema educativo europeo. "Incentivar el esfuerzo, la responsabilidad, el mérito y el reconocimiento del trabajo" así como "potenciar la autoridad del profesor y su prestigio social" son las principales medidas que recoge el informe, que también apuesta por "mejorar los sistemas de formación permanente a lo largo de toda la vida laboral" y contar con instrumentos de evaluación que permitan ejercer la libertad de elección de los centros educativos.


Sobre el escenario universitario, el estudio concluye que el camino del éxito pasa por "fomentar la competencia" entre las universidades "por los mejores alumnos, los mejores profesores y también los proyectos y recursos para investigación" en el marco de un sistema que abandone, en todo caso, "la extendida idea de la enseñanza universitaria como una continuidad natural y casi universal de la enseñanza secundaria".


Este documento se basa en los informes FAES Europa: Propuestas de Libertad y La reforma del sistema financiero internacional, presentados en París, Londres, Bruselas, Roma y Viena, entre otras capitales europeas, y dedicados al análisis de los principales retos a los que se enfrentará Europa en los próximos años y las posibles medidas para resolverlos.