El jueves 9 Declaración de Panamá | Aznar: “El silencio y la inacción son cómplices de la situación que vive Venezuela”

    _ Pastrana ha llamado a ésta la “Cumbre de la dignidad” y ha subrayado que la Declaración la han firmado presidentes de todas las tendencias políticas

    _ Calderón: “Preferimos actuar, hablar, pedir y exigir en vez de callar, tolerar o mirar hacia otro lado”

    _ Quiroga se ha dirigido a los gobernantes presentes en la Cumbre “para que pidan elecciones parlamentarias libres y transparentes en Venezuela”

    _ Hurtado: “Debemos luchar para que la democracia se restablezca no solo en Venezuela, sino también en países como Ecuador, Nicaragua o Bolivia”

    _ Al término del acto los cinco expresidentes han entregado a Mitzy Capriles y Lilian Tintori la Declaración firmada

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha presentado hoy la Declaración de Panamá, junto a los expresidentes de Colombia, Andrés Pastrana; de México, Felipe Calderón; de Bolivia, Jorge Quiroga, y de Ecuador, Osvaldo Hurtado. Durante su intervención, Aznar ha afirmado que le “llena de orgullo que 25 expresidentes se pongan de acuerdo en defensa de la libertad”, ya que “el silencio y la inacción son cómplices de la situación insostenible que vive Venezuela”. En este sentido, ha indicado que “ni mi voz ni mi voluntad van a faltar nunca para apoyar a aquellos que luchan por la libertad y en defensa de sus derechos”.

En el acto, que ha tenido lugar en la Ciudad de Panamá en vísperas de la celebración de la VII Cumbre de las Américas, Pastrana ha señalado que él “llamaría a ésta la Cumbre de la dignidad” y ha leído la Declaración, de la que ha dicho que no hay precedentes. Asimismo ha destacado que el documento “ha sido firmado por presidentes de todas las tendencias, sin sesgo político. Lo que nos une es la defensa de la democracia y el respeto de los derechos humanos y de las libertades”, ha dicho.

Hasta el momento, la Declaración en denuncia de la situación que padece Venezuela ha sido firmada por 25 exjefes de Estado y de Gobierno, tras las adhesiones de Felipe González, del paraguayo Juan Carlos Wasmosy, y del uruguayo Julio María Sanguinetti a la iniciativa.

SOLIDARIDAD DE TODOS
Ante una sala abarrotada, los expresidentes han entregado sendas copias de la Declaración de Panamá a Mitzy Capriles y Lilian Tintori, esposas de los opositores encarcelados Antonio Ledezma y Leopoldo López, respectivamente. Ambas han agradecido a los exmandatarios la iniciativa hoy presentada y han reiterado que “queremos a nuestros presos en libertad, luego podremos sentarnos a reconstruir los lazos”. “Seguiremos luchando incansablemente para recuperar la senda de una Venezuela próspera e inclusiva, comprometidas a mantener una actitud sólida y firme”, han asegurado.

Por su parte, el expresidente de México, Felipe Calderón, ha recordado que “las condiciones sociales, económicas y políticas en Venezuela se han deteriorado de tal manera que el país reclama la participación de todos, la solidaridad de todos, la acción indubitable de todos” y ha subrayado que “preferimos actuar, hablar, pedir y exigir en vez de callar, tolerar o mirar hacia otro lado”. Asimismo, Quiroga se ha dirigido durante su turno a los gobernantes presentes en la Cumbre, “para que pidan elecciones parlamentarias libres y transparentes en Venezuela, con fecha fija, con observadores internacionales, sin presos políticos y sin restricciones electorales”. Además, ha asegurado que “la lucha es dura, pero se va a lograr”.

Por último, Hurtado ha señalado que los firmantes de la Declaración “estamos aquí para decirle a Latinoamérica que sí existen políticos solidarios con la democracia en Venezuela y sus líderes”. Se ha dirigido además a los presos políticos venezolanos, a los que ha asegurado que “no están solos. Con ellos están los demócratas de toda la vida, los que lucharán para que la democracia se restablezca no solo en Venezuela, sino también en países como Ecuador, Nicaragua o Bolivia”.

DECLARACIÓN DE PANAMÁ
Con la Declaración de Panamá, los 25 signatarios denuncian que “la alteración constitucional y democrática que sufre Venezuela se profundiza en el plano de lo económico y social” y aseguran que “la única posibilidad de restablecimiento de la democracia y de una efectiva garantía de los derechos políticos, económicos y sociales de los venezolanos, pasa por el rescate del principio y sistema de separación de poderes […] a fin de que puedan asegurarse con imparcialidad el desarrollo de elecciones libres y justas”.

En este sentido, exigen “la inmediata liberación de todos los presos políticos” y alertan sobre la “política de no reconocimiento ni acatamiento de las decisiones y pronunciamientos dictados por los órganos internacionales e interamericanos de tutela de derechos humanos” que mantiene Venezuela. A su juicio, “es manifiesta la ausencia de independencia de la Justicia, la persecución judicial de quienes se expresan políticamente disidentes frente al gobierno, la presencia reiterada de actos de tortura por funcionarios del Estado, la existencia de grupos paraestatales armados y de apoyo al mismo gobierno, y el ambiente de total impunidad” existente en el país.

Los exjefes de Estado y de Gobierno firmantes, “preocupados por el inmediato futuro de los venezolanos”, pretenden promover un clima de paz y de negociaciones que permita buscar una solución no violenta a la crisis que padece Venezuela. Por ello, el documento incluye también la recomendación de impulsar “soluciones negociadas” y reclama la presencia de “una observación internacional autorizada, imparcial, y técnicamente calificada” en las elecciones parlamentarias anunciadas para el segundo semestre del año. Asimismo, aboga por “la implementación de un amplio y complejo plan de ajuste macroeconómico” y “un giro en el modelo político y económico” que corrija los “severos desequilibrios que hoy se padecen en el país”.

EXIGENCIAS DEMOCRÁTICAS
En definitiva, la Declaración de Panamá recuerda que “la democracia y su ejercicio efectivo, fundamento de solidaridad entre los Estados, consiste en el respeto y garantía de los derechos humanos, el ejercicio del poder conforme al Estado de Derecho, la separación e independencia de los poderes públicos, el pluralismo político, las elecciones libres y justas, la libertad de expresión y prensa, y la probidad y transparencia gubernamentales”, entre otras cuestiones.

Hasta la fecha, se han adherido al documento los expresidentes de Argentina, Eduardo Duhalde; de Bolivia, Jorge Quiroga; de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y Belisario Betancur; de Costa Rica, Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón, Laura ChinchillaÓscar Arias y Luis Alberto Monge; de Ecuador, Osvaldo Hurtado y Lucio Gutiérrez; de El Salvador, Alfredo Cristiani y Armando Calderón Sol; de España, José María Aznar y Felipe González; de México, Felipe Calderón y Vicente Fox; de Panamá, Mireya Moscoso y Nicolás Ardito; de Paraguay, Juan Carlos Wasmosy; de Perú, Alejandro Toledo, y de Uruguay, Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti.

Todos los firmantes están agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas, IDEA, un foro internacional no gubernamental integrado por académicos, editores y exaltos cargos de Estado, y creado ad hoc para la promoción, la defensa y el sostenimiento de la democracia como derecho de los pueblos que han de garantizar los gobiernos.