Durante la reunión ordinaria de junio de su patronato FAES aprueba el código de buen gobierno y buenas prácticas de gestión de la Fundación

    _ Publica también las condiciones de idoneidad de las entidades con las que trabaja

    _ Con estas medidas, FAES da una muestra más de su compromiso por la transparencia

 El Patronato de la Fundación FAES, en su reunión ordinaria de junio, ha aprobado el código de buen gobierno y buenas prácticas de gestión de la Fundación y las condiciones de idoneidad de las entidades con las que trabaja. Ambos documentos, publicados en la web de la Fundación, son una muestra más de su compromiso por la transparencia y la sitúan de nuevo entre las primeras fundaciones políticas en este ámbito.

Con el código de buen gobierno y gestión, FAES vela “por el estricto cumplimiento de la legislación vigente relativa al régimen jurídico, económico y fiscal de las fundaciones, sus actividades, transparencia y control financiero”. En este sentido, se compromete a seguir dando a conocer sus fines y actividades, los beneficiarios de su actuación, sus estatutos y la composición de sus órganos de gobierno. Asimismo, continuará sometiendo sus cuentas a una auditoría externa, informará sobre la misma y hará públicas sus actividades a través de la página www.fundacionfaes.org.

Por su parte, la publicación de la acreditación de idoneidad de las entidades con las que trabaja, “en el caso de que la Fundación aporte fondos gratuitamente, mediante la suscripción de convenios o contratos para desarrollar proyectos o acciones conjuntamente”, forma parte de las obligaciones que las fundaciones tienen en materia de prevención de blanqueo de capitales.

La aprobación de estos documentos es una prueba más de la transparencia que acredita la Fundación FAES, ya reconocida en los sucesivos informes ‘Transparencia, el mejor eslogan’ que elabora de forma anual la Fundación Compromiso y Transparencia. De hecho, FAES es una de las tres únicas organizaciones que alcanzan los niveles óptimos de transparencia, entre las 39 estudiadas. Además, dichos informes indican que la Fundación cumple la exigencia legal de hacer públicos sus estados financieros y de realizar y publicar una auditoría externa de sus cuentas, y valoran la información que proporciona sobre los resultados de sus programas y actividades.