Nelson Rivera es periodista venezolano Se estrecha el cerco militar sobre la Venezuela hambrienta

El pasado 15 de febrero tuvieron lugar dos hechos, dos pasos más en la construcción del cerco con que el régimen encabezado por Nicolás Maduro se propone mantenerse en el poder, al costo que sea. Uno de ellos, la activación de la Gran Misión Justicia Socialista, por medio de la cual se incrementan las funciones de la FANB en tareas policiales, lo que incluye un aumento del número de militares que participarán en las mismas. El otro hecho, reviste mayor gravedad: el Ministro de la Defensa leyó un comunicado en defensa del Vicepresidente de la República, acusado por el gobierno de Estados Unidos de narcotraficante, y la ha rechazado por “injerencista”.

Se trata del quinto comunicado que la FANB emite desde enero de 2016 a esta fecha. Uno de ellos, de abril de 2016, se pronunció en contra de la Ley de Amnistía, es decir, en contra de la liberación de los presos políticos, entre ellos, Leopoldo López. Aunque cada uno se refiere a una coyuntura específica, en todos se ratifica la lealtad de la FANB al régimen de Maduro. A lo largo de este tiempo, una y otra vez, el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, cada vez de forma más abierta, más desfachatada, asume esta postura: la de una fuerza militar dedicada a la estabilidad y la paz de Venezuela, solo que esta paz no es otra que la de mantener el poder por tiempo indefinido.

Padrino López no dice ni una palabra en relación a la cifra de 94% de la población que declara haber sufrido alguna forma de hambre; ni una palabra en relación a las escandalosas violaciones a la Constitución, como el desconocimiento sistemático que el Tribunal Supremo de Justicia hace de la Asamblea Nacional o de la eliminación del derecho constitucional a elegir. Ni una palabra sobre el negado referéndum revocatorio ni sobre las elecciones regionales que debieron realizarse en diciembre. El Ministro de la Defensa no es un actor institucional, sino un vocero político con uniforme militar. Una información publicada el 6 de febrero, revela que Padrino López habría afirmado ante una audiencia de oficiales, que las elecciones son un pretexto para “desprestigiar al gobierno bolivariano del Presidente Nicolás Maduro Moros y dar un viraje al proceso revolucionario”.

A medida que la crisis de Venezuela se extiende y profundiza, a la FANB se le entregan mayores atribuciones. No solo en lo policial, sino también en temas como el control de las empresas estatales y privadas, distribución de alimentos, represión de las protestas y mucho más. El plan en marcha, que se propone la dominación total del territorio nacional, consiste en dividir el país en 99 zonas -99 cuadrantes según la neolengua oficial-, que permita controlar el activismo opositor, donde quiera que se produzca. Esto es lo que se conoce como el Plan Patria Segura, en un país donde más de 28 mil personas fueron asesinadas por delincuentes en el 2016, lo que posiciona a Venezuela como el país más peligroso del planeta.

Mientras avanza la arremetida en contra de las libertades, la más reciente, la prohibición que impedirá en lo sucesivo que los venezolanos puedan acceder al canal CNN en Español, la FANB se arma todavía más, crea fuerzas de acción rápida y las distribuye por toda la geografía, multiplica las unidades de milicia y les concede funciones en materia de orden público, se dedica a promover la red SP3 –Sistema Superior de Protección de la Paz-, nomenclatura con la que se designa a espías y delatores que han comenzado a reclutar en los barrios del país. Es decir, la versión venezolana de los cubanos Comités de Defensa de la Revolución, los CDR, creados en 1960, y que han sido determinantes para impedir la organización de los opositores al régimen.

Todas estas fuerzas militares, policiales e institucionales, violan la ley sin contrapeso alguno. Actúan a la luz del día con plena impunidad. No tienen límite alguno. Su único propósito: impedir que los ciudadanos opositores, el “enemigo interno”, pueda continuar la lucha porque se convoquen a elecciones, liberen a los presos políticos y se permita el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela. 

#libertad,#derechos humanos,#Venezuela,#presos políticos