Análisis Consulta ecuatoriana, otra derrota del 'socialismo del siglo XXI'

Michel Magul y Juan Manuel Velasco son participantes del Programa FAES de Formación de Líderes 2017


El domingo 4 de febrero de 2017, el pueblo ecuatoriano decidió entre las opciones SÍ y NO a siete preguntas, entre las cuales destacaron temas relacionados con la inhabilitación por casos de corrupción, la limitación a una única vez de la reelección presidencial, la elección democrática del Consejo de Participación Ciudadana y la eliminación de la Ley de Plusvalía. En todos los casos, la opción SÍ, liderada por el actual presidente Lenin Moreno, alcanzó una abrumadora victoria por encima de la opción NO, cuya campaña fue encabezada por el expresidente Rafael Correa. El oficialismo, así como los partidos de oposición CREO y el PSC, junto con agrupaciones de izquierda, volcaron su apoyo hacia la alternativa del SÍ, demostrando de esta manera un contundente rechazo al 'correísmo'.

Los resultados de la consulta dejan abiertas una serie de aristas para el debate, pero sin lugar a dudas representan una derrota importante para los partidarios del 'socialismo del siglo XXI'. Tras los resultados de este domingo, el actual presidente del Ecuador, Lenín Moreno, quien llegó a la presidencia de la mano de Rafael Correa y de quien es hoy el mayor detractor, legitimó un programa de gobierno y una estrategia de reinstitucionalización y fortalecimiento democráticos muy contraria a las aspiraciones de su antiguo aliado. Como consecuencia de los resultados de este domingo, tres políticas del Gobierno de Correa serán eliminadas o reformadas: la reelección indefinida, la conformación del Consejo de Participación Ciudadana y la Ley de Plusvalía.

Alrededor del 64% de los ecuatorianos votantes optaron por la limitación de la reelección presidencial y la inhabilitación por casos de corrupción. De esta forma, se deja sin efecto la reelección indefinida aprobada mediante una enmienda durante el Gobierno de Correa y, al estar el expresidente investigado por casos de corrupción ocurridos durante su gobierno, quedaría inhabilitada su postulación presidencial para el año 2021. De igual manera, la ley para evitar especulación sobre el valor de las tierras y fijación de tributos, conocida como Ley de Plusvalía, también fue derrotada por la voluntad del pueblo ecuatoriano con un 63,7% a favor de su derogación.

Por otro lado, requiere una particular mención el Consejo de Participación Ciudadana. Como consecuencia de los resultados de este domingo, este órgano, creado por el expresidente Correa para mantener su influencia en la actual legislatura, sufrirá importantes modificaciones en su composición. En una primera fase de transición, que se anuncia larga, el Consejo tendrá miembros transitorios nombrados por el presidente Moreno, los mismos que se mantendrán en sus cargos hasta febrero de 2019, fecha en la cual debiera tener lugar la elección democrática de los mismos. Esta nueva composición permitirá al Gobierno de Moreno una mayor gobernabilidad y augura una etapa de depuración de las esferas gubernamentales de los partidarios del expresidente Correa.

El pasado domingo el pueblo ecuatoriano se manifestó a favor de cambios importantes para el fortalecimiento democrático de su país. Asimismo, el oficialismo y la oposición, en una práctica de despolarización muy extrañada durante el Gobierno de Correa, se unieron a festejar la propuesta del SÍ, aislando de esta forma al correísmo. Estas son, indudablemente, señales claras del deseo tanto ciudadano como político de alejarse de sus prácticas antidemocráticas. Con estos resultados, Ecuador abre un camino de reconciliación y lucha contra la corrupción, la demagogia y el populismo, y ratifica la alternancia del poder como uno de los símbolos más emblemáticos de las democracias modernas.

Asimismo, más allá de los resultados técnicos de la consulta, la contienda electoral puso frente a frente dos modelos de Estado antagónicos; y con la victoria del SÍ se consolida aún más el rechazo del pueblo latinoamericano a los lastres del socialismo del siglo XXI. La consulta de este domingo se suma a la victoria del presidente Macri en Argentina y a la destitución de la presidenta Rousseff en Brasil como claras y elocuentes señales del disgusto del pueblo latinoamericano con un modelo político decadente; y es una derrota más del nefasto populismo que empieza a perder su fuerza en toda la región.

Por su parte, el expresidente Correa, ante la contundente derrota, alentó a sus simpatizantes citando la fracasada rebelión armada encabezada por el fallecido Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992, quien en esa oportunidad manifestó que no se habían alcanzado los objetivos “por ahora”. Ante la beligerancia y cinismo de estas expresiones, al pueblo ecuatoriano le queda por delante no bajar la guardia y seguir apostando por la reconciliación, la democracia y la recuperación económica, alentando de esta manera a los demás pueblos de América Latina. 

#democracia #populismo #Ecuador #Latinoamérica #consulta