Lecciones desde Karlsruhe Roberto Inclán
25/01/2017

Los estados federados “no son dueños de la Ley Fundamental”. De esta manera tan contundente se ha expresado la Sala II del Tribunal Constitucional Federal (Bundesverfassungsgericht), en su resolución 2 BvR 349/16 del 16 de diciembre de 2016. A través de esta sentencia, el Tribunal Constitucional decidió por unanimidad no admitir a trámite la demanda presentada por el Partido de Baviera (Bayernpartei) sobre la posibilidad de convocar una consulta de independencia en el estado de Baviera. Esta expresión –en contraste implícito con los Estados miembros de la Unión Europea, los cuales sí son los dueños de los Tratados– ya fue empleada por el Tribunal Constitucional bávaro en el año 1991 ante otra solicitud de este mismo partido, que ha catalogado esta respuesta como de “no sorprendente”, y considera que la salida de la República Federal Alemana es “un derecho legítimo para Baviera”[1].

El Partido de Baviera cuenta con una larga trayectoria en su pretensión secesionista, pero con un más que discreto respaldo en las urnas. Este partido, fundado en el año 1946 y actualmente presidido por Florian Weber, obtuvo su mejor resultado en el año 1950, con un 17,2% de los votos. En el presente no cuenta con representación en el Bundestag, y en las últimas elecciones al parlamento bávaro del año 2013 logró únicamente un 2,1% del total –su porcentaje más alto desde el año 1966.

La sentencia –no sujeta a recurso– de los tres jueces del TC reafirma al conjunto del pueblo alemán como único actor soberano en cuanto a la cuestión territorial, y niega cualquier otra posibilidad independentista a los estados federados, como así resuelve en un único párrafo en el que rechaza esta solicitud, calificada como inconstitucional: “En la República Federal de Alemania, como estado nacional cuyo poder constituyente reside en el pueblo alemán, los estados federados no son ‘dueños de la Ley Fundamental’. No hay por lo tanto espacio para aspiraciones secesionistas de un estado federado en el marco de la Constitución. Violan el orden constitucional”[2].

Como afirma el periodista del Frankfurter Allgemeine Zeitung, Patrick Bahners, queda claro el contenido del mensaje enviado desde Karlsruhe, “para un separatismo de los Länder, la Ley Fundamental no establece ningún punto de partida legal, ni siquiera uno hipotético”. De este modo, “la secesión sería jurídicamente impensable”[3].

Alemania, TC, secesionismo

Lecciones desde Karlsruhe